Mujeres Caminando Juntas

Empoderamiento económico y social de la mujer a través de la creación de bancos comunitarios propios para iniciar actividades y generar ingresos.

«Mujeres caminando juntas» comenzó en 2017 en las aldeas de Carabane y Diogué, en la región de Casamance, al suroeste de Senegal, con el objetivo de empoderar económicamente a la mujer rural.

 

En esta parte del país, las mujeres viven de lo que se ha llamado “economía informal”, un conjunto de pequeñas actividades irregulares basadas en la producción y comercialización de productos locales que provienen de la pesca y recolección de mariscos, del cultivo de hortalizas y de la recolección de frutas silvestres en los bosques. Allí, las mujeres viven en aldeas remotas y tienen un acceso muy limitado al sistema bancario formal, normalmente no cumplen los requisitos exigidos, y si les conceden el préstamo, suele ser con intereses muy altos.

 

La formación de grupos de mujeres, que se basan en la confianza y solidaridad comunitaria, ha permitido crear un pequeño banco de ahorros en común para obtener pequeños préstamos. Esto posibilita un desarrollo de actividades que generan nuevos ingresos y pueden cubrir necesidades diarias de alimentación, escolares para sus hijos, de transporte o afrontar emergencias de distinto tipo.

Cada grupo de mujeres define un estatuto (condiciones de acceso a créditos, devolución e intereses, etc.) y ellas mismas aportan el dinero y gestionan el funcionamiento del grupo. Esto permite que, democráticamente, se conviertan en dueñas y beneficiarias.

 

El impacto del proyecto abarca ámbitos como el económico, social, formativo, emocional o comunitario; y permite a los grupos su propia independencia de forma sostenible al año y año y medio desde que se inician. 

 

Al finalizar, las mujeres se convierten en organizaciones comunitarias empoderadas y pueden trabajar otros ámbitos para seguir desarrollando sus comunidades, siendo ellas mismas las artífices de este progreso.

 

Actualmente hay 12 grupos, formados por unas 200 mujeres en  las aldeas de Diembering, Bocoutte y Cabrousse y en las islas de Diogué y Carabane (región de la Baja Casamance).

En 2020 seguimos trabajando por la consolidación de estos grupos y por la creación de otros nuevos.

Testimonio de las mujeres

Ir arriba