La cooperativa de mujeres de Salémata ya está en marcha

La cooperativa de mujeres de Salémata ya está en marcha gracias al decisivo impulso que ha supuesto la donación de la Comunidad de Base de Nuestra Señora de Guadalupe, cuyos miembros han aportado los primeros 3.628 euros del proyecto. Ya han integrado este grupo de desarrollo comunitario treinta mujeres, aunque sus líderes esperan llegar a las cincuenta. “No más”, como dicen ellas mismas.

reunion mujeres Salemata

El embrión de este grupo de trabajo de madres y abuelas, todas ellas a cargo de la manutención de sus respectivas familias, comenzó a funcionar a finales del año pasado gracias a la cesión de un terreno abandonado por parte de las Hermanas Franciscanas Misioneras de María —las mismas que gestionan el colegio Saint Jean Baptiste— a diecisiete de estas mujeres, que se encargaron de desbrozarlo y plantar diversas hortalizas. Hasta ahora todo iba bien, pero el pozo del que sacan agua para regar el huerto se acaba de secar y estamos en trámites para intentar ahondarlo lo antes posible y así evitar que se seque la cosecha en estos últimos meses de la estación seca.

A partir de esta iniciativa, Construye Mundo ultimó las gestiones con la hermana Thérèse, la directora del colegio, para poner en marcha una pequeña cooperativa de venta de productos locales manufacturados, partiendo del local en desuso de un antiguo dispensario.

El local ya está operativo, después de pintarlo y reparar la puerta de entrada, con lo que se han podido efectuar las primeras compras de materia prima con la que trabajar y almacenarlo allí. Las responsables de la cooperativa son Clémentine (presidenta), Henriette (tesorera) y Colette (secretaria). Ellas han gestionado la compra de los primeros 50 kilos de fonio (cereal), de 4 bidones de manteca de karité (80 litros en total) y 69 kilos de pan de mono (el fruto del baobab). Lo mejor es lo contentas y motivadas que están estas mujeres de ver que por fin está funcionando esta iniciativa y que todo marcha con bastante rapidez.

reunion mujeres salemata
mujeres Salemata dentro sala

Las mujeres que ya se han integrado en el grupo y las que lleguen en el futuro deben aportar una modesta cantidad (1000 Francos CFA, un euro y medio) como inscripción, que se usará como fondo para futuras inversiones, junto a parte de los beneficios obtenidos por su trabajo.

El programa establecido por el momento es que las mujeres se reúnen todos los sábados en el local para trabajar y planificar sus actividades, ya que el resto de la semana están ocupadas con sus tareas habituales. Lo más inmediato es elaborar los primeros productos para presentarlos al organismo que otorga las licencias de venta, un trámite imprescindible para poner en marcha la cooperativa, cosa que esperan conseguir rápidamente.

Mientras tanto, seguirán con algunas compras, entre ellas miel, que deben conseguir en las aldeas próximas a Salémata, al tiempo que están gestionando, con el apoyo de Construye Mundo, ahondar el pozo del huerto para garantizar el agua de regar. En principio, según los poceros que han bajado a verlo y limpiarlo, se necesita profundizar unos seis metros, para lo cual hay que perforar una capa de roca. El presupuesto es modesto, unos 20.000 francos CFA por metro (unos 280 euros en total). ¡Esperemos que sean suficientes! 

huerto y pozo mujeres Salemata

Ir arriba